La voz como instrumento

La voz es un instrumento de viento, componente de la música que se crea a través de las cuerdas vocales de una persona. La voz humana se puede usar de diferentes formas en la música, por poner un ejemplo el canto. Un cantante es un músico que interpreta a través de la voz, y un vocalista es un cantante que se expresa a través de el canto.

Los humanos, desde tiempos antiquísimos, han usado su voz para generar música.

En todos y cada cultura la voz se maneja de forma diferente conforme con el estilo de música propio. Cada voz humana es diferente y, por consiguiente, la clasificación no siempre y en toda circunstancia es simple. En occidente las voces humanas se clasifican con base en 2 conceptos: La circunstancia y el timbre.

La circunstancia es la gama de notas en la que una voz se canta más de forma cómoda. El timbre, como se mienta al tratar las cualidades del sonido, es la característica singular que distingue una voz de otra. Por norma general una voz de situación aguda tiene un timbre delgado o bien claro, al paso que una de situación grave va a tener un timbre grueso o bien obscuro. Como se afirmó ya antes, cada voz es diferente y puede haber salvedades en lo que se refiere a la correspondencia situación-timbre. Si bien existen clasificaciones más detalladas que ocupan los especialistas, ahora se presenta la clasificación general de las voces humanas.

En la voz masculina las voces claras están constituidas por: las voces de Tenor y Contratenor, y las oscuras por las voces de: Barítono, Bajo. No obstante hete aquí ciertas salvedades, pudiendo hallar tenores con un timbre más obscuro, como el Tenor trágico o bien el Lírico – Spinto que formarían asimismo una parte de las voces oscuras.

En el caso de las voces femeninas, la voz clara está constituida por la Soprano, encontrándose asimismo, como en el caso masculino, salvedades en lo que se refiere a sub-clasificaciones determinadas, (Soprano trágica – Soprano lírica-Spinto) Y las voces oscuras la integran la cuerda de: Mezzosoprano y Contralto. Siendo la última exageradamente bastante difícil de hallar, se calcula que solo un dos por ciento de las mujeres son contra alto.

Es esencial mentar que la voz es un instrumento de nacimiento. Por ende, cada persona tiene ya un determinado género de voz y lo que se hace es trabajar con ella. Los modelos de voz resultan determinantes para los personajes de la ópera. No obstante, un vocalista solo va a poder cantar representando al personaje que vaya conforme con su situación y género de voz. En el caso de los coros, solo se usan 4 voces: soprano, contralto, tenor y bajo; al tiempo que las voces medias se representan con las otras